96 335 40 27 - 661 965 899 aitana@aitana.com

Hogar Alfombra. Un cuento de Navidad.

Era Navidad y toda la familia se preparaba para la cita anual, los nietos esperaban el final del trimestre en el colegio, esforzándose por sacar buenas notas y obtener su recompensa con buenas viandas y el momento mágico.

Los padres ultiman sus compras navideñas y se paran a pensar en ese regalo para papá y mamá que tanto hicieron por ellos y por sus hijos, sus nietos. Todo un año sacrificando su tiempo para ir a recogerlos, para darles la merienda y esforzarse en ayudarles con los libros y en su tiempo de ocio.

He pensado este año regalarles a mis padres una alfombra, dijo ella a su marido, la que tienen está desgastada y será reconfortante ver a Manuel (el abuelo) la noche de Navidad contándoles a los niños el cuento que tanto les gusta. Ese momento de estrecha unión familiar al calor del fuego de la chimenea, el árbol, los regalos al pie y mi padre sentado en su sillón con Alberta y Daniel sentados en la alfombra contando cuentos de Navidad, qué momento!!

Ha llegado el momento esperado, y este año, Manuel, tomó el libro de Gloria Fuertes y deleitó a sus nietos con voz ronca pero serena, de la siguiente manera:

El señor brujo

Tenía una hija

Alta y bruja como su madre,

La niña brujita

Tenía poderes

Como su padre.

Comía mosquitos,

Murciélagos fritos y orugas.

Tenía la nariz larga

Y en ellas tres verrugas.

La niña brujita

Era simpática pero fea.

Despeinada la melena,

Daba pena.

(Se le estropeó la mente

Por leer cuentos de oriente).

– Papá, cómprame una alfombra.

– ¡Quiero volar!

– Papá cómprame una alfombra.

¡ Quiero viajar!

– Brujilinda, tú estás loca,

Péinate y cierra la boca.

Para ti nada de alfombra,

Tú como tu madre,

Volarás en una escoba.

¡Y no seas boba!

Tienda Online de Alfombras