La alfombra que nos trajimos de Marruecos

Viaje a Marruecos

Alfombras

Va a hacer casi 30 años de este viaje a Marruecos donde vibraron los cinco sentidos. Podríamos decir que el color de sus paisajes, sus zocos, sus gentes, el olor indescriptible de las ciudades, el sabor picante de sus platos, el ritmo de su música, el cantar de los maitines por el muhedín  son atractivos a los que uno se rinde.

A pesar de que sus habitantes hagan buena práctica del diálogo y la pausa, no deja de ser estresante que te agobien para comprar, ser tu guía o pedir limosna, dependerá de la gracia de cada uno o de que tu asientas o no.

Pueblo artesano y laborioso que también goza de un saber comercial basado en el regateo, el halago y en frases aprendidas en diferentes idiomas para llevarte al huerto.

Jóvenes, con aires de bereberes auténticos, nos enseñan una por una sus alfombras en la población de Risani, mientras nos hinchan a té y siento como él está decidido a comprar una alfombra.

El comercial marroquí   le hizo sentarse y él se sentó enfrente con boli y papel haciendo su primera oferta, nuestro comienzo muy bajo y empezó el ritual del yo bajo y tu subes. No presio, no presio, tachando las dos cifras en el papel y volviendo a empezar. Nosotros subimos de 25 en 25 dirhams y el comercial baja de 100 e incluso a veces en 200. Nos adjudica la alfombra por 21.000 pts al cambio más  los pantalones, la camiseta y las zapatillas. Yo le saco contenta que me regale un pañuelo tuareg, le compramos otro entre bromas de si me cambio por camellos y toda su hacienda. Le ofrezco para su mujer un pintalabios que le encanta y nos acompañan al coche, allí, él, medio en porreta para darle lo prometido.

Ya tenemos hecha la compra de la alfombra de entre un muestrario mostrado una encima de otra y de un kilim que es una alfombra tejida y bordada. Aprendemos cosas sobre los dibujos y sus colores, todos tienen un significado para ellos.  Por ejemplo, el Jambal es hecho en Marruecos y lo ofrece la mujer al marido al casarse, la alfombra blanca la ofrece la madre a la hija y el sevillán es para los invitados. Existen alfombras de un solo fleco tejidas en telar vertical y con dos en horizontal, el machado negro es contra el mal de ojo, el zigzag representa los caminos del desierto que no son rectos, las de lentejuelas para llamr la atención en los días de fiesta y el color amarillo es azafrán antipolilla. También que hay alfombras de dos caras 6 meses para invierno y 6 meses para verano.

Partimos de noche hacia Tinergir.

Post patrocinado por Hogar Alfombra.

Tu tienda on line de alfombras